La Ciencia, desde Morelos para el mundo.

La situación actual del COVID-19 en México y en el mundo

La situación actual del COVID-19 en México y en el mundo

F. Alejandro Sánchez Flores

Miembro de la Academia de Ciencias de Morelos

 

Actualmente, el mundo se enfrenta a una pandepidemia generada por el virus SARS-CoV-2 (antes 2019-nCov), cuyo origen y brote se dio en el mes de diciembre del 2019 en la ciudad de Wuhan en China. El agente infeccioso es un coronavirus, el cual puede generar enfermedades respiratorias que comienzan con síntomas simples como fiebre y tos seca, pero que pueden progresar hacia otros padecimientos mucho mas graves como dificultad para respirar o neumonía y que desgraciadamente, pueden llegar a causar la muerte de quien las padece. A pesar de que las infecciones por coronavirus no son nuevas, el SARS-CoV-2 es un virus que nunca había estado presente en la población humana. Enfermedades similares como el SARS y MERS (ambas enfermedades respiratorias agudas), iniciaron debido a que “saltan” de otra especie animal (generalmente murciélago) hacia el ser humano. Este proceso se le llama zoonosis y es, hasta cierto punto, un evento fortuito pero que depende mucho de la frecuencia en el que el humano interactúa con los animales portadores. Aunque los procesos de zoonosis han sido tema de estudio, aun no es posible predecir ni explicar cuándo y cómo se puede dar un evento de este tipo. En el caso del SARS-CoV-2, las evidencias actuales apuntan a que el virus pasó de alguna especie de murciélago hacia el humano, pasando por algún intermediario aun desconocido. En una primera instancia, se pensaba que había sido a través de los pangolines (una especie de oso hormiguero), pero esto se ha descartado recientemente y aún se desconoce el hospedero intermedio. Por lo tanto, aun existen muchos candidatos que podrían intermediarios del virus y que podría ser cualquier de las muchas especies animales que se pueden encontrar en el mercado de Wuhan donde se originó el brote epidémico. Recientemente, solo se conocían seis cepas de coronavirus que pueden causar enfermedades en humanos. Como ya se ha mencionado con anterioridad, el SARS y el MERS son las enfermedades mas graves que causaron grandes problemas y muertes en el 2002 y 2012, respectivamente. Sin embargo, existen otros cuatro coronavirus (229E, OC43, NL63 y HKU1) que son parte de resfriados comunes, sobre todo en gente inmunocomprometida. Lo mas preocupante, es que el SARS-CoV-2 se ha esparcido rápidamente por todo el mundo y ha causado la muerte de varios individuos.

 

El uso de la genómica para el estudio del SARS-CoV-2

La genómica es el estudio de los genomas, los cuales son el compendio de toda la información genética de un organismo. Esto es posible gracias a las tecnologías actuales de secuenciación masiva de ADN, que nos permiten caracterizar los genomas en un tiempo muy corto y a un relativo bajo costo. En diciembre, se presentaron varios casos de pacientes en el hospital de Wuhan, quienes presentaban una enfermedad respiratoria con complicaciones muy similares al SARS, pero con resultados negativos en las pruebas diagnosticas para dicha enfermedad. Las pruebas también resultaron negativas para otras enfermedades como influenza o tuberculosis, por lo que los médicos intuyeron que se enfrentaban a una enfermedad causada por un agente patógeno desconocido. Ya con la experiencia del SARS en el 2002, sabían que era posible que un nuevo virus fuera el responsable de esta enfermedad y gracias a las tecnologías de secuenciación de ADN, les fue posible encontrarlo. Al tomar muestras de lavados bronqueo-alveolares de donde extrajeron material genético, pudieron obtener la información de un virus, que resultó muy parecida a la de otro registrado en las bases de datos públicas, y que pertenecía a un coronavirus de murciélago. Con esta información, pudieron comparar el nuevo virus con los ya conocidos de SARS y MERS, para darse cuenta que se trataba de un virus que, si bien pertenecía a la familia de los coronavirus, tenía características únicas que lo diferenciaba de las seis especies ya conocidas. Ya con esta información, fue posible realizar una prueba molecular basada en las regiones únicas que tiene el nuevo virus y que permite diferenciarlo de cualquier otro coronavirus. Al nuevo virus se le llamó inicialmente 2019-nCov, pero luego fue renombrado como SARS-CoV-2 (Figura 1), causante de la enfermedad ahora conocida como COVID-19 (Coronavirus Disease 2019)

Figura 1. Representación grafica del coronavirus SARS-CoV-2. Debido a la forma que presentan su cobertura externa, al ser observado en el microscopio, asemeja la forma de una corona. Tomada de: https://es.wikipedia.org/wiki/SARS-CoV-2

 

Diagnóstico y situación actual mundial

El diagnostico para SARS-CoV-2 se realiza utilizando dos regiones del genoma (gene E y gene de la RNA polimerasa) del virus, usando sondas de ADN para el ensayo de qPCR (quantitative Polymerase Chain Reaction) y que permite no solo detectarlo, sino también calcular que tanto del virus está presente (carga viral) en el paciente. El diagnostico molecular es muy importante, ya que muchos de los síntomas (Figura 2) pueden confundirse con el de otras enfermedades respiratorias comunes. Si no se toman las medidas pertinentes, el virus puede contagiarse y se pueden generar complicaciones en menos de dos semanas. Debido a que el sistema inmune de cualquier humano se está enfrentando a un agente patógeno completamente desconocido, el tiempo para poder eliminarlo se prolonga y la enfermedad avanza de manera rápida. Según la información recopilada por el sitio GISAID (https://www.gisaid.org/epiflu-applications/global-cases-covid-19/), se reportan 107,357 casos confirmados en 28 países y 3,646 casos reportados de muertes (Figura 3). Se le considera al COVID-19 como un brote epidémico, debido a que es una enfermedad de aparición repentina, provocada por una infección en un lugar específico. Estos a menudo se limitan a un pueblo o una pequeña área. No obstante, dado que se ha extendido a varias regiones continentales, ya se le considera como una pandemia o epidemia global.

Figura 2. Síntomas de COVID-19. Tomada de https://es.wikipedia.org/wiki/SARS-CoV-2